Seducción, sensualidad y ley en el aula. Intercambios con Vera Rex.

Hace algunos días, Vera Rex (@verarex, responsable del Área TIC y Educación de la OEI Argentina), le propuso a sus seguidores de Twitter enviar testimonios que giraran en torno al hashtag #AmorEnLaEscuela. Lo que comenzó siendo un juego de anécdotas sobre enamoramientos y entusiasmos cruzados dentro del aula, pronto fue derivando en reflexiones más complejas acerca de los vínculos docente-alumnx (hice un Storify en este link).

En el intercambio, se plantean una serie de cuestiones que funcionan como variables de este tipo de vínculos, y que se desarrollan en el marco de una tensión: la relación entre docentes y alumnxs es pública, y por lo tanto está regulada por las leyes, que imprimen una racionalidad. Dar clases es pertenecer a una estructura del Estado, acatando determinadas directivas para la concreción exitosa de un plan en un área estratégica: el sistema educativo. Esta visión descarnadamente tecnicista del aula puede servir, como modelo exagerado, para contraponerla al otro aspecto central: que como somos todxs seres humanos –docentes y alumnxs–, el vínculo está necesariamente mediado por lo afectivo, por cuestiones que están más allá de la racionalidad de la ley, gestos, inflexiones, miradas y cuerpos en un espacio.

(Entre paréntesis, esta tensión –no contradicción, pues no obtura sino que complejiza– tiene su correlato en los reclamos gremiales, en los que se enfatiza el rol de trabajador –racional, vinculado objetivamente a la patronal y los medios de producción– frente al mito del apostolado docente, que exigiría que nosotrxs fuéramos desinteresados sacerdotes vocacionales y que los temas salariales y de infraestructura no deberían ser motivos de reclamo).

Una de las claves que aparecieron en el intercambio, fue que la docencia exige una atmósfera de seducción, bien planteada desde ya. Inevitablemente, la escuela busca aproximar a lxs alumnxs a saberes que no forman parte, en la mayoría de los casos, de sus consumos cotidianos. De modo que tiene haber un arte del convencimiento, de presentar como atractivo e interesante algo que, a priori, está fuera de los consumos culturales de lxs alumnxs. Se puede hablar, entonces, de una sensualidad en la educación, como una colega describió la relación docente/alumnx. Cuando se es un docente joven, ese acto de seducción se plantea, por momentos, como un diálogo entre personas de edades no muy diferentes, con problemáticas relativamente comunes y códigos compartidos. Ese vínculo presenta determinadas particularidades que, a medida que pasa el tiempo, irán mutando, y el docente podrá pasar a situarse en una posición más paternal. Entra aquí otra cuestión, también descripta por una colega de trayectoria: “Vos todos los años envejecés, pero ellos siempre tienen 13”. Con el narrador puesto sobre el docente, lo que se ven son públicos que cambian todos los años, que incluso pueden ir variando en nivel sociocultural, y otra multiplicidad de factores: pero siguen teniendo la misma edad. Envejecer frente a la casi inmutabilidad de la edad de lxs alumnxs, también es un aspecto que juega según van pasando los años en el aula.

En determinado momento, Vera preguntó acerca del caso de una docente que, a sus 34 años, quedó embarazada de su alumno de 13. Fue enjuiciada y encarcelada, pero la pareja continuó y hoy siguen juntos (en este link).

¿Cómo juegan los planteos acerca de seducciones, sensualidades y amores cuando se pasa de cierta atmósfera “platónica” a los hechos, cuando lo público cae catastróficamente y se pasa a algo tan privado como el sexo?

Más allá del escándalo que genera una situación tabú, tratamos de hacer el esfuerzo de racionalizar el caso. El concepto necesario para esta parte del análisis, es el de la docencia como una relación de poder. Indudablemente, lxs adultxs contamos con la cuota de autoridad que nos confiere detentar el poder legal y legítimo de la escuela. Hasta ahí lo público/racional. Pero también estamos en esa situación por ser, simplemente, adultxs que poseemos una ventaja de vida que lxs alumnxs no tienen, y es por eso que ellxs están allí para aprender –y en el camino, equivocarse– mientras que nuestro margen de error debería ser más estrecho.

Vili, el alumno, narra en la nota que sobrevivió a la adolescencia “de milagro”, habida cuenta del desastre en que se había convertido su vida luego del encuentro con su profesora, que para variar estaba privada de la libertad. Las consecuencias de un acto de completa irresponsabilidad, como responder a un enamoramiento de un alumno con una conducta análoga, en vez de establecer las diferencias y marcar los límites, son un desbarajuste emocional que puede, incluso, poner en riesgo trayectorias de vida. Que el caso de Vili y Mary haya tenido un final feliz sólo le pone la etiqueta de hecho extraordinario, de excepción de excepciones. Mary no observó esa posición de poder ni estuvo alerta de las consecuencias que podía tener su accionar sobre la vida de su alumno. Legalmente, sí, se tipifica como “abuso”. Sin entrar en precisiones jurídicas, está claro que un adultx tiene –debería tener– más herramientas psicológicas y racionales para detectar cuándo lxs alumnxs cruzan límites, y evitar cruzarlos unx mismx. Ese mayor arsenal es la herramienta del abuso.

La docencia es un trabajo plagado de matices, donde se pone en juego, como en pocas profesiones, el mandato público de una tarea que el Estado requiere para la construcción de determinado orden, y los impulsos, sueños, militancias y sensibilidades propias de trabajar con otrx, con el objetivo de construir juntxs un futuro más pleno. De manera que echar luz sobre las tensiones entre “nuestro deber” y “nuestros impulsos” dentro del aula, pueden servir para una mejor lectura de la tarea. Si bien la ley marca los puntos de llegada y las postas claves del camino, lo afectivo es el río por el que navega la cotidianeidad entre docentes y alumnxs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s