12.100 millones de subejecución presupuestaria: qué recortó Esteban Bullrich en 2016 (datos a 12/2016)

Aclaración: esta nota presenta datos actualizados al 26 de diciembre de 2016. Aunque al día de la publicación en el blog la ejecución superaba el 99%, esos datos corresponden a marzo de 2017, de manera que en poco más de dos meses se ejecutó, por ejemplo, el 100% de algunas partidas destinadas -por caso- a infraestructura de 2016. Si bien no se pueden establecer hipótesis contrastables acerca de la “contabilidad creativa” con los datos disponibles, la situación parece bastante elocuente. Es por eso que, con esta aclaración, volvemos a subir esta nota.

Mauricio Macri y su cruzada contra el saber

La suspensión de los concursos de ingreso al CONICET derivó, durante el mes de diciembre, en una campaña que combinó una materia prima cultivada en los tribunales medievales de la Inquisición, con la ubicuidad y el fin de las jerarquías de las redes sociales en el siglo XXI. Vale decir: hordas de trolls y formadores de opinión cercanos al gobierno del Cambio, el futuro y la alegría, cuestionando la relevancia de las políticas científicas (casi al mismo tiempo, uno de los intelectuales orgánicos del gobierno, Alejandro Rozitchner, clamaba desde algún atril viralizado con fondos públicos contra la enseñanza del pensamiento crítico en las escuelas, mientras se expandían las llamas de incendios forestales en la costa atlántica por las que debía responder un ministro de Medio Ambiente cuya profesión es rabino). Marcos ideológicos tributarios del pensamiento mágico y sobrenatural, a caballo de las nuevas tecnologías y nuevas prácticas sobre la circulación de la opinión. La evidencia de una “jugada preparada” contra los científicos del CONICET fue contundentemente presentada en una nota rebosante de empiria de El gato y la caja.

La ocupación pacífica de una sede del Ministerio de Educación, su levantamiento y, año nuevo de por medio, la militarización de esa misma sede y del Palacio Sarmiento fueron la segunda parte de esta Cruzada contra el saber promovida desde el macrismo (lo analizamos en esta nota). Nuevamente, hordas de trols y formadores de opinión -y, en honor a la verdad, un ejército de idiotas útiles- emprendieron contra el ideario del “Ñoqui-PiqueteroKirchnerista-Planero”, una entelequia a la que se acusa de mamar recursos estatales con la capacidad de succión de un agujero negro, actividad inversamente proporcional a su eficiencia y productividad. En base a esa entelequia de límites difusos que fue asociada al relato de la corrupción estatal como patrimonio exclusivo del kirchnerismo, fue que Cambiemos diseñó su discurso de campaña con promesas -precisamente- de cambio para aplicar recetas que en la Argentina hemos conocido cíclicamente por sus efectos devastadores. La pretendida virtuosidad que transmite ese relato habla de un “esfuerzo a largo plazo” por parte de todos, en un compromiso que nos llevará a un paraíso capitalista de felicidad y derecho natural. De ahí, entonces, los justificadores de los más contundentes fracasos de la política económica de Macri, que prefieren que se les pudra la comida de la heladera por un corte de luz extendido a que Cristina Fernández vuelva a las cadenas nacionales a convencera los convencidos. Pero esto es una digresión.

Concretamente, en medio del conflicto que enfrentó al gobierno con dos actores de relevancia central del entramado científico-educativo argentino, la Secretaría de Hacienda -ahora devenida en Ministerio- dio a conocer oficialmente las cifras de ejecución presupuestaria de cada ministerio durante 2016 (los datos son públicos y están disponibles en este link). El Ministerio de Educación y Deportes conducido por Esteban Bullrich, sobre un presupuesto total de $ 100.411095.735, decidió no ejecutar $ 12.094.243.40978. Casi doce mil cien millones de pesos de subejecución presupuestaria, en un área crítica asolada por una multiplicidad de problemas que requieren intervención inmediata. En un aspecto que es declamado como central, estratégico y demás etcéteras hipócritas y aparentemente bienintencionados-recordemos la presencia de Mauricio Macri en campaña con Esteban Bullrich en el programa de Alejandro Fantino, cuando en vez de presentar su plan económico presentó la “Revolución Educativa”, ya que ésta era prioritaria frente a las estadísticas de inflación, pobreza, inversión-, el 12.04% del presupuesto de esta repartición no se ejecutó. Es interesante, entonces, realizar un análisis de en qué se podrían haber utilizado esos casi 12.100 millones de pesos, cuáles son las posibles consecuencias de esta decisión indudablemente política, según los programas subejecutados.

Item por ítem

Para el análisis de las estadísticas de la Secretaría de Hacienda establecimos un orden de importancia y urgencia de los programas y por el porcentaje de subejecución.

Programa de Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infantes

Presupuestado: S425.853.691.

Ejecutado: $0 

Porcentaje de ejecución: 0%

Los jardines de infantes han sido una obsesión discursiva del macrismo, al punto de declamar, en mayo de 2016, la creación de 3000 jardines de infantes en todo el país. En una de las más resonantes declaraciones públicas sobre la gestión kirchnerista de Aerolíneas Argentinas, el actual presidente aseguró que “nos cuesta dos jardines de infantes por semana”. La entonces presidenta de la línea aérea, Isela Constantini, detalló en enero de 2016 que el déficit diario de la empresa era de US$ 2.000.000, lo que al cambio de $ 15 (un caprichoso promedio anual con changüí) equivale a $ 30.000.000. Por siete días, 210.000.000. Si un jardín de infantes sale 100 millones de pesos (estamos hablando de un lujo inenarrable), el Estado nacional podría haber construido 4 jardines de infantes de cero. Insistimos: por cien millones de pesos ese jardín debería tener paredes de oro, transporte exclusivo y un ejército de maestras, psicólogas y nutricionistas disponible. Pues bien, a pesar de esta pasión por el nivel inicial Esteban Bullrich decidió no ejecutar un solo centavo. Esta partida está destinada íntegramente a transferencias a los Estados provinciales, que son quienes efectivamente realizan la construcción y el mantenimiento edilicio de las escuelas en un sistema educativo sobrefederalizado como el argentino. Ni un solo centavo, entonces, para los jardines de infantes de parte del Estado nacional durante la gestión de Esteban Bullrich, al menos en las cifras reflejadas en diciembre de 2016.

Programa de Mejoramiento de la Calidad Educativa

Presupuestado: S 1.858.939.393.

Ejecutado: $75.807.832,30.

Porcentaje de ejecución: 4.08%

Este programa dispone de fondos de forma directa a las escuelas de todo el país para el desarrollo de proyectos educativos que tiendan a la retención y promoción de alumnos, así como al mejoramiento de la infraestructura educativa. Dado que los esquemas de contratación y curriculares del cuerpo docente tienden a ser algo rígidos, esta línea de acción provee una caja que se puede destinar a proyectos que incidan directamente sobre las problemáticas puntuales que tiene una escuela -por su población, por su capacidad edilicia y de material didáctico, por su propuesta curricularConcretamente: una escuela puede financiar un cuerpo de asistentes sociales, psicólogos, abogados y médicos si cuenta con una población en fuertes contextos de vulnerabilidad, o comprar instrumentos musicales y financiar un taller extra clase, o encarar propuestas pedagógicas que aborden las disciplinas desde marcos más flexibles no necesariamente enmarcados en la currícula oficial (desarrollar actividades deportivas en el barrio en que se inserta, por ejemplo). Pues bien, la gestión de Esteban Bullrich sólo ejecutó el 4.08% del presupuesto fundamentalmente en salarios y bienes correspondientes al Ministerio de Educación y Deportes, y no ejecutó $ 1.769.480.728,66 que correspondía a las provincias (lo que en el gráfico figura como “transferencias”), siendo el total de lo subejecutado $ 1.783.131560,70. Nuevamente, en un sistema donde el Ministerio de Educación de la Nación funciona en un punto como distribuidor de recursos para programas específicos, privó a las jurisdicciones de una importante masa de dinero que hubiera servido para cubrir necesidades pedagógicas urgentes.

promedu

Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica

Presupuestado: $ 3.301.299.370

Ejecutado: $ 495.892.685.34

Porcentaje de la ejecución: 15.02%

Los objetivos de este programa, enmarcado en el Instituto Nacional de Educación Técnica, están relacionados con acciones de capacitación docente, asistencia técnica y producción de material bibliográfico y curricular para la educación técnico-profesional. La Educación Técnica fue prácticamente abandonada desde las reformas educativas y económicas, claro- neoliberales de los 90 hasta el gobierno kirchnerista cuando, a partir de la sanción de la Ley de Educación Técnico Profesional 26.058 y programas como éste, experimentó un reverdecer, relativamente alineado con los discursos que ponderaban un “neodesarrollismo” del gobierno anterior. Independientemente de la corporalidad real de esas narrativas, lo cierto es que las escuelas técnicas, centrales en la articulación entre el sistema educativo y el aparato productivo, recuperaron algo del protagonismo que habían perdido luego del abandono del modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones durante la última dictadura militar, y las reformas neoliberales. Concretamente, la ejecución de este presupuesto habría permitido mayor capacitación para que los docentes adecuen sus propuestas curriculares al modelo productivo argentino del siglo XXI -o al menos para ponerlo en cuestión-, la producción de material para favorecer este tipo de aproximaciones, la compra de equipamiento, entre otros etcéteras (un informe detallado de este programa está disponible en este link. Nuevamente, la mayor subejecución tuvo que ver con las transferencias a los Estados provinciales, que son quienes llevan concretamente adelante las acciones. En este caso, el monto negado a las provincias fue de $ 2.704.222.588,77, siendo el total de lo subejecutado $ 2.805.406.684,66.

formtec

Fondo Nacional del Incentivo Docente y Compensaciones Salariales

Presupuestado: $ 18.971.309.129

Ejecutado: $17.235.399.057,77

Porcentaje de la ejecución: S90.85%

Los salarios docentes son pagados por cada jurisdicción. Sin embargo, el Estado nacional aporta un pequeño porcentaje al monto total. Esta es una de la multiplicidad de variables, por ejemplo, que se calculan en cada negociación paritaria, razón por la cual es tan complejo establecer una comunicación concisa y sucinta de cómo marchan esas instancias mientras están sucediendo. Si bien la subejecución de esta partida es de las más bajas (9.15%), el monto total subejecutado es de $ 1.735.910.071,23. La profesión docente, que tiene en el aspecto salarial uno de sus mayores déficits a la hora de ser evaluada como una carrera a seguir, necesita de cada centavo que aporten las provincias y el Estado nacional para sumar a un ya de por sí magro salario en función de las problemáticas actuales del sistema educativo, que en este blog hemos analizado en múltiples oportunidades.

Según el censo docente de 2014, el sistema educativo argentino incluía una población total de 953.275 docentes (incluyendo los niveles inicial, primario, secundario, superior no universitario y otras modalidades, tanto de la gestión estatal como de la privada). Extendiendo esta cifra dos años -y con un crecimiento vegetativo bastante alto-, podemos redondear en 1.000.000 de docentes. El Fondo Nacional del Incentivo Docente estaba destinado íntegramente a transferencias a las provincias, que podrían haber aumentado el salario de cada docente en casi dos mil pesos, de haber contado con la ejecución total de la partida. O dicho de otra manera: Esteban Bullrich, de un plumazo, negó 2000 pesos adicionales al salario docente simplemente subejecutando el presupuesto. ¿Cómo se articula esto con el sueño eterno de la “jerarquización docente” que el Ministro jamás explicó?

Desarrollo de la Educación Superior

Ejecutado: $ 61.049.145.163,28

Porcentaje de la ejecución:95.07%

El Programa de Desarrollo de la Educación Superior depende de la Secretaría de Políticas Universitarias, y sus objetivos van desde el aporte de fondos para becas universitarias para alumnos de bajos recursos económicos y/o para carreras consideradas “prioritarias” a dar incentivos a docentes afectados a tareas de investigación, pasando por la autorización a nuevas universidades nacionales. Al igual que el ítem anterior, este programa tiene un porcentaje alto de ejecución presupuestaria, pero lo no ejecutado asciende a $ 3.163.580.292,72. El mayor ahorro estuvo, nuevamente, en el ítem “Transferencias”, que en este caso no se refiere a las provincias, sino a las universidades nacionales que, si bien están bajo la órbita del Estado nacional, tienen autonomía para su gobierno y gestión. Con el ahorro de $ 3.159.721.142,68, las universidades podrían haber destinado esos recursos al pago de gastos corrientes -salarios, bienes de uso- y de capital -equipamiento, infraestructura-. Recordemos que uno de los primeros conflictos que tuvo la gestión de Cambiemos a nivel educativo tuvo que ver con el efecto del tarifazo de los servicios sobre las universidades, que deberían suspender actividades en turnos enteros. Pues bien, durante 2016 Esteban Bullrich decidió desviar casi 3.200 millones de pesos que hubieran significado un aporte trascendental para el funcionamiento de las universidades.

edsuperior

Infraestructura y equipamiento

Presupuestado: $2.496.134.247

Ejecutado: $ 2.089.497.450,70

Porcentaje de la ejecución: 83.71%

Los problemas de infraestructura son una parte central de los dramas que tiene la escuela pública argentina hoy. Al igual que otros ítems, la ejecución de la partida es relativamente alta, pero de todos modos resta un total de $ 406.636.79630 que no fueron devengados. De ese, monto, $ 405.200.31933 corresponde al ítem “Transferencias” (a las provincias). ¿Cuántas manos de pintura se podrían haber dado a las escuelas del país con ese dinero? ¿Cuántos proyectores, pantallas digitales, impresoras, scanners, fotocopiadoras se podrían haber comprado? ¿Cuántos baños se podrían haber arreglado? ¿Cuántos vidrios? ¿Cuánta iluminación se podría haber mejorado? ¿Cuántas cerraduras se podrían haber instalado? Y así un número importante de etcéteras que tienen que ver con los problemas edilicios-básicos- que tienen las escuelas de nuestro país. Y que forman parte excluyente de lo que los docentes llamamos “nuestras condiciones de trabajo” y del derecho a la educación de los alumnos.

infraestru

Acciones compensatorias en educación

Presupuestado: $ 2.035.613.788

Ejecutado: $ 1.566.377.392,88

Porcentaje de la ejecución: 76.95%

En este ítem están enmarcados los programas dependientes de la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas, que llevaron adelante acciones en todo el país que se focalizaron en la inclusión educativa de poblaciones en contextos vulnerables, en promover y consolidar las identidades culturales de las diferentes regiones en el ámbito educativo, en fortalecer la permanencia y garantizar el egreso de alumnos en riesgo, de manera de ampliar la cobertura del sistema educativo en contextos urbanos y rurales. Para esto, la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas desplegó una serie de programas-orquestas y coros infantojuveniles, ajedrez educativo, centros de actividades infantiles (CAI), centros de actividades juveniles (CAJ), becas a alumnos pertenecientes a pueblos originarios y a alumnos judicializados, entre muchos etcéteras-, que tienen un impacto directo sobre la garantía del derecho humano a la educación. El porcentaje de ejecución redundó en el deterioro franco de estas políticas, siendo los ítems de “Bienes de consumo” (viáticos de los agentes que viajaban por todo el país llevando adelante estas políticas) y “Transferencias” (a las provincias) los más afectados: $259,332.15470 y $195.232.613,74 respectivamente.

acc-compens

Gestión educativa

Presupuestado: $3.238,393.517

Ejecutado: $ 2.833.573.463,36

Porcentaje de la ejecución: 87.50%

En “Gestión educativa” están enmarcados algunos programas de vital importancia tales como planes nacionales de lectura, de enseñanza de las ciencias y de las matemáticas, acciones de fortalecimiento de la educación rural y de adultos, ferias de ciencias, uso de las TIC, etcétera. Al igual que para el ítem anterior, su reducción presupuestaria -de $ 404.820.053,64-, impactando sobre todo en los ítems “Bienes de uso” y “Transferencias” (a las provincias): $ 240.879.242,78 y $ 149.421.18958 respectivamente, inciden de forma directa sobre el desarrollo de programas que contribuyen a modernizar las prácticas didácticas y la oferta pedagógicas de las escuelas.

gestion-educ

Acciones de formación docente

Presupuestado: S 1.078,857.281

Ejecutado: $827.429.023,83

Procentaje de la ejecución: 76.69%

Dentro de “Acciones de formación docente” entran políticas de asistencia financiera a los institutos de formación, así como capacitaciones a formadores, docentes y directivos de esos establecimientos, además de otorgamiento de becas de posgrado e investigación. A la hora de revolear culpas, los docentes solemos ser los primeros destinatarios -¿cuántos ministros de educación pagaron algún costo político alguna vez?- de medidas que perjudican al sistema desde hace décadas. La opinología liviana destina sus dardos poco entrenados, en general, a una formación docente que presupone lineal, inmediata y obediente, sin atender a las tradiciones educativas que son las que más configuran las prácticas -y las subjetividades- de quienes estamos frente al aula. Sin embargo, Esteban Bullrich optó por desfinanciar en $ 251.428.25717 esta línea de políticas, mayormente destinados a “Transferencias” a las jurisdicciones que son, al igual que para los niveles inicial, primario y secundario, las que gestionan los institutos de formación docente.

acciones-form-docente

Otros programas subejecutados y desfinanciados

En el gráfico de abajo se listan los programas que no fueron analizados en los apartados anteriores, y que también sufrieron brutales recortes. Por caso, se puede nombrar el programa de Información y evaluación de la calidad educativa -que sufrió una subejecución de $ 61.613.09954, cuyo recorte incide directamente en la capacidad que tiene el Ministerio de Educación de la Nación para realizar operativos de evaluación -las pruebas PISA, el Operativo Aprender– y procesar los datos relevados. Por otra parte, ya bajo la órbita de ese rústico lateral izquierdo de Argentinos Juniors y Boca, el Colorado MacAllister -ahora devenido funcionario de segunda línea del Ministerio de Educación y Deportes-, el fomento al deporte de Alto Rendimiento sufrió una baja de $ 370.117.96891, que quedó plasmada en varias denuncias de deportistas amateur para quienes el financiamiento estatal es determinante en sus carreras deportivas.

En el gráfico no aparecen los programas que ya fueron analizados, sino solamente los que no fueron descriptos más arriba. En el “Total” figura la suma no sólo de los programas que figuran allí sino también los que sí fueron descriptos. Finalmente, para los ítems que dicen “Actividades comunes para los programas…” se puede chequear el número asignado a cada programa en el link al principio de este post, donde hay un vínculo a la fuente de los datos. La explicación detallada de las funciones de cada programa puede consultarse en este informe que pertenece a 2013, pero donde se detallan cuáles son los objetivos de muchas de las acciones que hemos descripto.

final

“Para que la gente lo entienda”

La equivalencia entre las partidas presupuestarias asignadas a diferentes áreas de la administración estatal, sin mediar aclaraciones y asteriscos es, más que una falacia, un error descomunal. No hay equivalencia entre jardines de infantes y el presupuesto de Aerolíneas Argentinas ni, mucho menos, entre los aumentos de las tarifas y la pizzas. Los fondos asignados para Jardines de Infantes en el presupuesto de 2016, para el Estado nacional correspondían a 425 millones de pesos que no fueron ejecutados. No obstante, podemos hacer una lectura tan lineal como la que han hecho los funcionarios macristas durante este año, para calcular cuántas pizzas y jardines de infantes se podrían haber financiado con el recorte de casi 12100 millones de pesos del presupuesto educativo.

Jardines de Infantes con sello “Aerolíneas Argentinas” (100 millones de pesos cada uno, esto es, con canillas y picaportes de oro, helipuerto y hospital propios): 121 (ciento veintiuno).

Pizzas “Güerrín”, a $ 160 cada grande de muzzarella (precios de enero de 2017): 75.625.000 (setenta y cinco millones seiscientos veinticinco mil). Son, indudablemente, muchas pizzas.

Pero, nuevamente, estas equivalencias sólo valen para la chicana y la explicación brutal a interlocutores a los que claramente se subestima. Desde este portal intentamos explicaciones complejas para la problemática educativa y, en este caso, para las funciones del Ministerio de Educación de la Nación (el “Ministerio sin escuelas”) que no fueron asumidas por la gestión de Cambiemos.

¿Y después?

Según el Ministerio de Hacienda, para 2017 se presupuestaron $ 130.950 millones de pesos para el Ministerio de Educación y Deportes, lo que representa una variación de un 27.2% sobre el presupuesto 2016, francamente por debajo del índice inflacionario que este año superó el 45%. ¿Contempla este recorte del presupuesto real el desfinanciamiento que ya sufrió en 2016? ¿Cuáles será el destino de las acciones que fueron fuertemente subejecutadas -o no ejecutadas en absoluto- durante este año?

Mención aparte para los discursos de campaña y las declamaciones quiméricas de “Revolución Educativa” y “Compromiso por la Educación” cuando, como hemos afirmado varias veces, la gestión de Esteban Bullrich sólo parece aspirar a hacer ingresar a socios de ONG locales e internacionales, y a hacer del Ministerio de Educación un simple organismo evaluador. Pero eso es tema de otro post.

Anuncios

2 thoughts on “12.100 millones de subejecución presupuestaria: qué recortó Esteban Bullrich en 2016 (datos a 12/2016)

  1. Buenas noches, te -o les-  hago una consulta. Soy profesor de educación superior en la pcia. de Mendoza y estamos trabajando -con otros compañeros- en tres aspectos del Plan Maestro. Uno de ellos es Presupuesto, y tomamos el presupuesto 2016-17 presentado en septiembre del año pasado. En mi caso, estoy tratando de interrelacionar los postulados del Proyecto del Plan Maestro, con la Ley 26.206 y, específicamente,  con la 26.075 (de la cual se desconocen varios artículos o aspectos de los mismo (9-10, etc). Mi consulta se orienta a lo siguiente, trabajamos con los expuesto en el informe del Observatorio de la UNIPE, con respecto al presupuesto, y allí se detalla que el presupuesto para “fortalecimiento edilicio de los jardines infantiles” sería de $5.601 millones. Por otra parte, Uds. señalan que en es de 400 millones. Quisiera saber si les parece un error esta estimación (el equipo de la universidad también se basó en el, oportunamente, proyecto de Ley Presupuestaria http://observatorio.unipe.edu.ar/la-educacion-en-el-presupuesto-2017/  ) o es que estoy leyendo mal alguna variable. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s